Yacimiento arqueológico Alarcos-Calatrava

Viaje al pasado: El Parque Arqueológico de Alarcos

Convertido en la actualidad en un parque arqueológico, la ciudad fortificada de Alarcos fue escenario de una histórica batalla entre musulmanes y cristianos durante la Reconquista castellana.

Hoy queremos proponerte una manera atractiva de conocer algo más sobre la historia no sólo de nuestra región, sino de toda la Península Ibérica. A pocos kilómetros de Almagro y rodeado de un bello entorno natural, se encuentra uno de los parques arqueológicos más importantes de Castilla-La Mancha: Alarcos, símbolo del imponente poder cristiano.

Historia de Alarcos

Asentamiento humano desde la Edad del Bronce, en el siglo XII y bajo el reinado de Alfonso VIII de Castilla, Alarcos se convirtió en una importante ciudad medieval cuyos habitantes controlaban el valle del Río Guadiana y el paso entre la meseta, el sur y el este peninsular.

El día 19 de julio de 1195, el desarrollo de la ciudad fue interrumpido por la «Batalla de Alarcos», entre las tropas cristianas de Alfonso VIII y las almohades del califa Yusuf II. La batalla terminó con la derrota de los cristianos y la destrucción de la ciudad. Los supervivientes fueron trasladados a una aldea próxima llamada Pozo Seco de Don Gil que más tarde fue nombrada primero Villa Real y luego Ciudad Real. Tras el traslado, se edificó la ermita dedicada a la Virgen de Alarcos, en cuyo honor se celebra todos los años una romería el domingo de Pentecosté.

El yacimiento arqueológico

Gracias a las excavaciones que se desarrollan desde 1984, se ha recuperado un sector de la trama urbana de la ciudad ibérica, la muralla medieval de tres metros de espesor y el perímetro exterior del castillo, que conserva dependencias e instalaciones, como la fragua, las cocinas, cuadras y alcobas, etc. También se ha encontrado una fosa común con restos de la batalla de 1195.

Hoy el parque dispone además de un Centro de Interpretación que introduce a los visitantes a la historia del yacimiento y exhibe algunas de las piezas halladas en el transcurso de los trabajos arqueológicos. El centro cuenta además con infografías y reconstrucciones virtuales y dispone de una sala audiovisual donde se proyecta un video de 15 minutos sobre el yacimiento.
Disfruta de una jornada agradable, visita el Centro de Interpretación, conoce las ruinas medievales y como vivían los habitantes de aquella ciudad y siéntete como un arqueólogo. O como un caballero andante cuando atraviesas la gruesa muralla de tres metros de espesor.

Para más información práctica, visita nuestra sección de Que ver en Almagro.

 

Leer Más

Los Volcanes del Campo de Calatrava

Laguna volcánica de la AlberquillaPocos han oído hablar alguna vez de los volcanes dormidos de Calatrava. Sin embargo, esta comarca es, junto con Olot (en Girona) y Cabo de Gata (en Almería), una de las tres regiones volcánicas más importantes de la Península Ibérica – aunque su actividad se desarrolló entre hace 8,7 y 1,75 millones de años.

Hoy hay poca probabilidad de que haya una erupción importante, sin embargo la muestra de esta actividad ha dejado a la vista más de 200 centros de emisión volcánicos en la comarca del Campo de Calatrava, entre otros en localidades como Ciudad Real, Miguelturra, Almagro, Daimiel y Bolaños.

Sin embargo los volcanes han dado lugar a relieves que aún hoy podemos apreciar y a los que los habitantes han otorgado nombres como “negrizales”, “castillejos” “morrones”, “cabezos” o “hoyas”.

Un buen ejemplo es el Maar de la Hoya de Cervera: una laguna formada por una antigua explosión volcánica. Situada en el término municipal de Almagro y declarada Monumento Natural, la Hoya de Cervera siempre merece una visita y es zona ideal para hacer rutas de senderismo, rodeado de enebrales, encinares y retamares.

También merece la pena visitar el Cerro de la Sima, a tan solo 5 kilómetros de distancia de Almagro. Aunque ya no emite lava, sigue siendo el único lugar de la Península Ibérica con una fumarola activa.

El rastro de los volcanes también se plasma en los hábitos de la gente asentada en lo que hoy llamamos Comarca de Calatrava desde hace miles y miles de años. Los adoquines, las calzadas, los puentes romanos se construyeron con materiales formados por las erupciones volcánicas. Las lagunas y los cabezos con lava y gas propiciaron fuentes agrias, hervideros o balnearios terapéuticos presentes aquí desde época romana.

Recorrer las hermosas y espectaculares lagunas del Campo de Calatrava y disfrutar de una naturaleza única en Europa Continental es un verdadero placer para los sentidos. ¡Te esperamos!

Leer Más